EN ESTE ARTÍCULO NOS CENTRAREMOS EN LOS TIPOS DE LEJÍA, SUS FORMATOS Y SU USO CORRECTO.

La lejía (Hipoclorito Sódico) es el producto desinfectante más usado en nuestros hogares y el desinfectante por excelencia.

Existen 3 tipos de lejía que usamos a diario: diluida, concentrada y de uso alimentario (apta desinfección de agua de bebida).

La lejía diluida y concentrada se diferencian en la cantidad de cloro activo que tienen concentrada. La diluida es la que llamamos lejía amarilla de toda la vida.

La lejía de uso alimentario es la que usamos para lavar frutas y hortalizas.

Existen varios formatos: líquida, gel o pastillas.

Hoy en día tenemos lejías con olor a pino, limón o las que llevan añadidas detergente. Además las hay en formato líquido denso: lejía densa con detergente, por ejemplo.

LEJIA AMARILLA ZOCOLIM

La lejía amarilla es el desinfectante más barato del mercado y en ZOCOLIM la envasamos en formato de 5 litros. Pero lo bueno que tiene nuestra lejía es que ahora también es de USO ALIMENTARIO (apta para la desinfección de agua de bebida), por eso nuestra lejía es sinónimo de calidad y sobre todo de AHORRO.


CÓMO SE UTILIZA LA LEJÍA EN NUESTRO HOGAR

  1. USAR GUANTES: el motivo es que dependiendo de su concentración puede causar irritación o incluso quemaduras en la piel.
  2. Usa la cantidad recomendada. Echar más lejía no te dará mayor poder limpiador.
  3. Debes usarla después de limpiar. Siempre lo correcto es limpiar y después desinfectar.

CÓMO NO USAR LA LEJÍA

La lejía es el producto recomendado para la desinfección de objetos. Sin embargo, en los últimos días han surgido dudas con respecto a si se debe mezclar con agua caliente o fría para que tenga una mayor eficacia.

  1. Según la guía de la OCU hay que usar AGUA FRÍA. Nunca usar agua caliente. ¿La causa? Pues que a temperaturas templadas el hipoclorito se descompone generando gases tóxicos. Si usamos agua caliente seguro que olemos muchísimo a lejía. Esto significa que el cloro está en el ambiente y no en la solución de limpieza y no haremos una desinfección correcta.
  2. Tener cuidado con los vapores que desprende. Utilízala en una estancia ventilada.
  3. NO LA MEZCLES CON OTROS PRODUCTOS QUÍMICOS como amoniacos o ácidos ya que los gases pueden ser bastante tóxicos.
 

DIFERENCIAS ENTRE LA LEJÍA Y EL CLORO

Aunque los términos “lejía” y “cloro” a menudo se utilizan de manera intercambiable en el habla cotidiana, en algunos lugares o contextos específicos pueden referirse a productos ligeramente diferentes. Aquí hay algunas posibles diferencias:

  1. Concentración de ingredientes activos:

    • Lejía: Se refiere comúnmente a una solución acuosa de hipoclorito de sodio, con una concentración típica de alrededor del 5-6%.
    • Cloro: Puede hacer referencia al gas diatómico Cl2 o al hipoclorito de sodio, pero en algunos casos, se puede usar para describir productos con una concentración más baja de hipoclorito de sodio que la lejía doméstica.
  2. Uso específico:

    • Lejía: A menudo se asocia más con propiedades blanqueadoras y desinfectantes en el hogar.
    • Cloro: Puede ser un término más general que abarque diversas formas y concentraciones del compuesto, incluidos productos destinados a piscinas, tratamiento de agua potable, etc.
  3. Nombre comercial:

    • En algunos lugares, la lejía puede comercializarse con nombres específicos de marca, mientras que el término “cloro” puede ser más genérico y abarcar diferentes formulaciones.
  4. Formato del producto:

    • Lejía: Comúnmente se encuentra en forma líquida.
    • Cloro: Puede encontrarse en varias formas, incluidos productos en polvo o tabletas, especialmente cuando se trata de productos para el tratamiento de piscinas.

Es esencial revisar las etiquetas de los productos específicos para comprender la composición y las instrucciones de uso, ya que la variabilidad en la nomenclatura puede existir según la región y el fabricante. En muchos casos, los productos comerciales etiquetados como “lejía” y “cloro” para uso doméstico tienen propiedades y usos muy similares.

DIFERENCIAS ENTRE LEJÍA COMÚN Y DE LAVADORA

La diferencia principal entre la lejía común y la lejía de lavadora suele radicar en su concentración y en los aditivos añadidos para adaptarlas a diferentes usos.

1. **Concentración:** La lejía común, también conocida como hipoclorito de sodio, es generalmente más concentrada que la lejía de lavadora. Esto significa que tiene una mayor cantidad de hipoclorito de sodio, el ingrediente activo que proporciona el poder blanqueador y desinfectante. La lejía de lavadora, por otro lado, está diseñada específicamente para su uso en lavadoras y suele tener una concentración ligeramente menor para evitar dañar los tejidos.

2. **Aditivos:** La lejía de lavadora a menudo contiene aditivos especiales diseñados para mejorar su eficacia en el lavado de ropa. Estos aditivos pueden incluir agentes espesantes para evitar que la lejía se diluya demasiado rápido en el agua de lavado, fragancias para proporcionar un aroma fresco a la ropa, y otros ingredientes que ayudan a proteger los colores y los tejidos.

En resumen, mientras que ambas son variantes de hipoclorito de sodio, la lejía de lavadora está formulada específicamente para su uso en lavadoras y puede tener una concentración ligeramente menor, junto con aditivos adicionales destinados a mejorar su desempeño en el lavado de ropa.